Una buena forma para medir el dinamismo del mercado residencial es fijarse en el tiempo que se tarda en vender una vivienda. Según los últimos datos de Tinsa, mientras que en Madrid el plazo se ha reducido a los 2,8 meses de media en el cuarto trimestre, desde los 3,2 meses del trimestre anterior, en Barcelona se ha incrementado hasta 4,3 meses desde los 3,4 meses del informe del tercer trimestre.

También en Sevilla, en Zaragoza y en Valencia se tarda menos que el trimestre anterior en encontrar comprador. Barcelona es la única de las grandes capitales donde aumenta el plazo venta.

«La situación política ha impactado negativamente en los precios de la vivienda en Barcelona en el último trimestre. Se está produciendo un embalsamiento de la demanda, principalmente de inversores, que ya ha empezado a trasladarse a otros perfiles de comprador. Si la incertidumbre se prolonga esta situación en principio coyuntural podría convertirse en endémica y derivar en una contracción, que no puede descartarse que acabe afectando al resto de España», afirma Jorge Ripoll, director del Servicio de Estudios de Tinsa. Y es que el valor del precio medio en Barcelona también se redujo un 1,7% del tercer al cuarto trimestre, mientras que en Madrid subió un 4,5%.

El aumento de las compraventas a nivel nacional combinado con un descenso de la oferta de viviendas explica la reducción en el plazo de venta en España hasta los 8,6 meses de media.

Las provincias con menores plazos de venta, excluyendo Ceuta y Melilla, son Madrid (4 meses), Las Palmas (5,5 meses), Santa Cruz de Tenerife (5,7 meses), Navarra (6,5 meses) y Zaragoza y Guipúzcoa (ambas con 6,6 meses). Todavía en 14 provincias se tarda más de un año en encontrar comprador. Los plazos más dilatados se encuentran en Cantabria (16 meses), Orense (15,6 meses) y Segovia (15,4 meses).

ciudades-tiempo-estimado.png
Esfuerzo financiero

El esfuerzo financiero, entendido como el porcentaje de los ingresos familiares brutos que se destina al pago del primer año de las nuevas hipotecas contratadas en el trimestre, aumenta una décima en el tercer trimestre (último dato disponible) hasta el 16,7%. El cálculo toma en consideración los datos de hipoteca media publicados por el INE y los ingresos brutos por hogar.

Destaca el aumento del esfuerzo en Islas Baleares, donde se destina el 22,3% de los ingresos familiares, la proporción más alta entre las provincias españolas. Le sigue Málaga, con un 21,7%, y la provincia de Barcelona, con un 17,6%. En la Ciudad Condal, el esfuerzo alcanza el 25,8% de los ingresos del hogar, dos puntos más que en Madrid capital (23,8%). A nivel de distrito, los máximos se alcanzan en Sarrià-Sant Gervasi (Barcelona), donde el primer año de hipoteca media exige el equivalente al 42,4% de los ingresos familiares en esa zona, así como en los madrileños Moncloa-Aravaca y Salamanca, donde se supera el 39%.

En el extremo contrario, Soria y Teruel (ambas con un 12,6%) y Castellón (13,2%) lideran el grupo de provincias con menor esfuerzo financiero.

Hipoteca media y cuota mensual

La cuota mensual de las nuevas hipotecas contratadas en el trimestre asciende a 530 euros para un importe hipotecario medio de 114.507 euros, según datos del Instituto Nacional de Estadística. En las provincias de Badajoz, Cáceres, Jaén y Lugo, el préstamo medio no alcanza los 75.000 euros. Las mayores cuantías hipotecarias medias se localizan en las provincias de Madrid (160.062 euros), Islas Baleares (153.117 euros) y Barcelona (145.848 euros).

Mientras que en las provincias extremeñas, en Ciudad Real, en Cuenca y en Jaén se destinan menos de 350 euros al mes al pago de la hipoteca, en Islas Baleares se alcanzan 755 euros mensuales y 689 euros en la provincia de Barcelona, 14 euros más que en la Comunidad de Madrid.